in

Don’t Stop Believin’: la historia detrás del himno de Journey

Descubrí la historia de "Don’t Stop Believin'", una de las canciones más inspiradoras y motivadoras que existen.

Don't Stop Believin': la historia detrás del himno de Journey

"Don’t Stop Believin'" no solo es la canción más famosa de Journey, sino un himno universal que a pesar del paso de los años, sigue sonando en todos lados.

Su mensaje de esperanza, perseverancia y lucha por los sueños la convirtieron en un ícono cultural presente en películas, series, videojuegos y hasta en el karaoke de tu bar favorito. Pero, ¿qué historia hay detrás de este éxito atemporal?

La génesis de "Don’t Stop Believin'"

Esta historia se remonta a una época difícil en la vida de Jonathan Cain, tecladista de Journey. Desanimado por las dificultades en su carrera musical, pensó en renunciar a su sueño. En una conversación crucial, su padre lo alentó con una frase que se grabaría en su memoria: "No dejes de creer" ("Don’t stop believing"). Esas palabras se convirtieron en la semilla de la canción.

La letra y la música de "Don’t Stop Believin'" fueron el resultado de la colaboración entre Cain y Steve Perry, vocalista de Journey. La frase inspiradora del padre de Cain se convirtió en el núcleo del tema, impregnándolo de un mensaje esperanzador y motivador.

Este éxito imborrable fue lanzado en 1981 como segundo sencillo del álbum Escape. Si bien no logró un éxito inmediato en las listas de popularidad, su destino estaba lejos de terminar. A lo largo de la década, la canción cobró vida propia, resonando con el público gracias a su energía contagiosa y su mensaje universal.

Un himno generacional con un legado inquebrantable

"Don’t Stop Believin'" se convirtió en un himno para una generación que buscaba su lugar en el mundo. Su letra relatable y su melodía pegadiza la convirtieron en la banda sonora de fiestas, viajes y momentos inolvidables.

Es un símbolo de esperanza y perseverancia que continúa inspirando a personas de todo el mundo a perseguir sus sueños sin importar las dificultades. Su mensaje atemporal y su energía contagiosa la convierten en una de las canciones más queridas y celebradas de la historia.

Y por si fuera poco, en 2010, Lady Gaga, Bruce Springsteen, Sting, Elton John, Debbie Harry y Shirley Bassey se subieron al escenario del Carnegie Hall en Nueva York para interpretar este éxito absoluto de Journey.

Un dato curioso: "Don’t Stop Believin'" fue la última canción que se grabó para el álbum Escape. La banda no estaba segura de incluirla, pero afortunadamente, se decidió darle una oportunidad. ¡El resto es historia!

"Don’t Stop Believin'" | Letra traducida en Español

Solo una chica de pueblo,
viviendo en un mundo solitario,
tomó el tren de medianoche,
con destino a cualquier lugar.
Solo un chico de ciudad,
nacido y criado en el sur de Detroit,
tomó el tren de medianoche,
con destino a cualquier lugar.

Un cantante en una habitación llena de humo,
un aroma a vino y a perfume barato,
por una sonrisa, pueden compartir toda la noche,
y sigue y sigue y sigue…

Extraños esperando,
subiendo y bajando el bulevard.
Rastreando sus sombras en la noche,
farolas, gente,
viviendo solo para encontrar la emoción,
escondiéndose en algún lugar en la noche.

Trabajando duro para saciarme,
todo el mundo quiere un poco de acción,
pagando lo que haga falta por tirar el dado
solo una vez más.
Algunos ganarán, otros perderán,
algunos nacieron para cantar un blues,
oh, la película nunca termina,
sigue y sigue y sigue…

Extraños esperando,
subiendo y bajando por el bulevard.
Rastreando sus sombras en la noche,
farolas, gente,
viviendo solo para encontrar la emoción,
escondiéndose en algún lugar en la noche.

No dejes de creer,
aférrate a esa sensación,
farolas, gente.

No dejes de creer,
aférrate,
farolas, gente.

No dejes de creer,
aférrate a esa sensación,
farolas, gente.

El homenaje de la famosa serie ‘Glee’ a Journey