El Rock denuncia: El miedo como herramienta de control y sometimiento

Un rescate sumamente importante para el desarrollo del pensamiento crítico en épocas de incertidumbres y cargadas de falta de respuestas.

Muchas veces nos preguntamos sobre cuál es el verdadero sentido del rock. Este interesante camino lleno de conocimientos nutridos en las luchas sociales contra la maquinaria represiva (cultura dominante) que atenta contra las libertades individuales de las personas, encuentra su génesis lejos del entretenimiento, las luces de colores, el show y la vestimenta abrillantada. Atravesamos momentos coyunturales que nos permiten explicar de algún modo la relación que existe entre la ideología del miedo y el rock como herramienta de resistencia. Ojalá sirva de algo.

Es por eso que a continuación presentamos un escrito que rescatamos de internet para tratar de entender algunas cuestiones que se vinculan directamente con nuestro presente y que obligadamente atraviesan el amplio mundo del rock. Necesitamos vencer el miedo y el pánico impuesto para defender nuestra dignidad humana.

Por Pablo Ariel Gonzales de: http://baraderolate.com.ar

El temor ha sido siempre uno de los aliados más fieles del poder, que intenta que la población viva inmersa en él, y la creación artificial de esa atmósferas de miedo obliga a los ciudadanos a blindarse frente a los contextos sociales.

El miedo que anida en el cerebro quebranta la resistencia, genera pánico y paraliza la disidencia; no hay poder en la Tierra que no haya confiado en alguna forma de terror. Tras un desastre —natural, político, económico— el miedo inicial deja paso a la ansiedad; la gente teme más los riesgos que se le imponen que los que acepta. Todos los esfuerzos por liberar al hombre han sido en realidad impulsos por liberarlo del miedo, para crear las condiciones en que no sintiera la dependencia como una amenaza; cuanto más frió y calculador  es el poder más priva al hombre de libertad porque lo que engendra es temor.

VER MÁS:  Michael Jackson: finalmente confirman la realización de su película biográfica

Surge así lo que algunos han denominado la ideología del miedo, definido en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia como una “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”.

El miedo como arma de dominación política y control social; el miedo como herramienta de destrucción masiva en la guerra de clases. A lo largo de la historia ha habido todo tipo de movimientos sociales y culturales fundamentados en esa sensación, habitualmente desagradable, provocada por la percepción de ese peligro real o supuesto, presente, futuro o pasado.

El miedo no solo como construcción social sino también ideológica. Como es omnipresente y está arraigado, produce desconfianza y conflicto con el “otro”, al que se atribuye la culpa de lo ocurrido o de lo que puede acontecer, y genera, por tanto, la necesidad de protegerse de él. 

El temor es una emoción que inmoviliza, que neutraliza, que no permite actuar ni tomar decisiones con naturalidad. Este miedo contemporáneo hace a todos susceptibles de ser dominados, subyugados por los que poseen la capacidad de generarlo: por los que ejercitan el poder, que someten a los miedosos y les inyectan pasividad y privatización de sus vidas cotidianas (el refugio del hogar), los culpabilizan y, a continuación, los castigan bajándolos de la escala social en beneficio de los primeros. 

Solapada, silenciosa, calculadora, insensible e inescrupulosa, la estrategia del miedo como herramienta de sometimiento implementada por los gobiernos del mundo esta dando sus frutos, y aunque como todo, lo nieguen, esto hoy, sin dudas, esta pasando.


Desde este espacio invitamos a los lectores a hacer uso del pensamiento crítico en cada espacio y en cada circunstancia de la vida, que sea un entrenamiento constante. Abrir el abanico informativo y tras un análisis personal o compartido, seamos capaces de elaborar conclusiones propias. Es necesario, más que nunca, plantearse el problema de la identidad como seres humanos dentro de esta etapa de globalización institucionalizada.

VER MÁS:  Fred Durst de Limp Bizkit le propuso a Elon Musk trabajar juntos en Twitter

Hoy en día es recurrente encontrarnos con amigos, familiares, vecinos, conocidos que forman parte de un descontento social generalizado sobre todo al momento de elegir a nuestros representantes que supuestamente serán los encargados de llevar a los núcleos de poder gubernamental todas nuestras incertidumbres, necesidades y reclamos. Pero con el paso del tiempo nos damos cuenta que esta práctica democrática como servicio social es nula.

Somos muchos los que nos damos cuenta que aquellos que deberían representarnos para encontrar soluciones a las problemáticas sociales para una mejor calidad de vida sólo aparecen en campañas políticas, como mendigos del voto, nos usan y luego se borran del mapa. Hoy desde este espacio dejamos de lado el entretenimiento para poner sobre la mesa cuestiones que son necesarias para construir un mundo mejor. Y lo más importante es que la historia del rock tiene muchas respuestas. Por eso a través de este post los invitamos a descubrir la lucha histórica que se sigue dando hasta la actualidad, a través de la música. Aprovechemos este disparador para investigar y que cada uno saque sus propias conclusiones. Un fuerte abrazo de hermandad y no lo olviden, el rock es mucho más que una herramienta de entretenimiento, es vida, es historia, es reivindicación, que no se pierda esa esencia.