in

«Cara de luna llena»: la deformación que se expande entre las celebridades de la música

Las estrellas del mundo de la música y el entretenimiento comienzan a envejecer y recurren a cirugías estéticas perjudiciales para su salud.

Desde hace varios años, las cirugías estéticas y el bótox se han vuelto muy populares entre las celebridades. Muchos famosos han recurrido a estos procedimientos para mejorar su aspecto físico, pero también han tenido que lidiar con las consecuencias y arrepentimientos que pueden traer consigo.

Uno de los procedimientos estéticos más populares es el uso de bótox, que supuestamente ayuda a eliminar las arrugas y las líneas de expresión. Sin embargo, también puede generar malas experiencias y arrepentimientos.

Por ejemplo, en la última aparición de Madonna como prersentadora en los Premios Grammy 2023, la artista de 64 años sorprendió a todos con su rostro completamente hinchado, deformidad conocida como «Cara de luna llena».

Madonna en los Premios Grammy 2023

Madonna ha hablado abiertamente sobre sus tratamientos faciales, incluyendo su amor por la terapia de luz LED y la radiofrecuencia. Según ella, estos tratamientos ayudan a tensar y levantar la piel, eliminando las arrugas y líneas finas.

Además, Madonna también ha admitido haber utilizado rellenos dérmicos y botox en su rostro. Estos tratamientos son conocidos por ser efectivos para reducir las arrugas y la flacidez en la piel, pero muchas veces sus efectos no son los esperados.

Es por eso que últimamente ha sido criticada por abusar de estos tratamientos y por haber perdido su apariencia natural en favor de un aspecto más artificial. A pesar de esto, ella ha defendido su elección de usar estos tratamientos, diciendo que está feliz con su aspecto actual.

Cara de luna llena

El abuso en el uso del bótox provoca que el rostro pierda movimiento porque bloquea los nervios que se encuentran conectados a los músculos de la cara. Esto sumado a la acumulación de agua, grasa, y en algunos casos, todo lo anterior mezclado con el uso de corticoides sostenidos en el tiempo y a elevadas dosis, pueden provocar el llamado «síndrome de Cushing» o «Cara en luna llena».